JOSÉ ROMERO

 

POESÍA

 

JOSÉ ROMERO MUÑOZ

PALABRA QUEBRADA

PRÓLOGO

“PALABRAS QUEBRADAS… VERSOS PROFUNDOS”

Conocí a José Romero Muñoz una tarde en una de las reuniones literarias de las que el poeta suele frecuentar. Esa vez fue, concretamente, en la agrupación literaria A-Rimando. Al verlo, me dirigí a él para presentarme y darle la bienvenida como nuevo socio, causándome en aquella toma de contacto una buena impresión. Yo creo en las primeras impresiones y, a primera vista, Yoossett me pareció una persona amable, discreta y sensitiva.
En el transcurso del tiempo he comprobado que además es un poeta sensible, de vocación, que emplea un exquisito lenguaje en sus versos, intimistas todos ellos, amén de reivindicativos, denunciando injusticias y anhelando un mundo mejor, tanto para sí como para el resto de la humanidad. Ya se vio demostrada su generosidad cuando desde niño, a los diez años en que comenzó a componer versos, los regalaba a todo aquel que se los solicitaba, sin darles la menor importancia, para luego olvidarse de ellos.
Afortunadamente, ahora tenemos la suerte de poder disfrutar de sus poemas al leerlos, tanto en su primer poemario, “Llantos y alegrías del corazón”, como en éste del que tengo el honor de escribir este sencillo prólogo: “Palabra quebrada”. Ya el título es reivindicativo del sentir del poeta hacia su prójimo, sus deseos de cambiar la realidad negativa que rodea al género humano y su pena -no es un mago que tenga una vara mágica- por no poder remediar esa situación trocándola en una venturosa y feliz.
Confieso que me he leído varias veces los cuarenta y siete poemas de que consta el presente libro, empapándome de la profundidad y belleza que encierran sus rimas libres. En ellos hay acertados versos de los que entresaco, por poner algunos ejemplos, éstos reivindicativos del primer poema que da título al libro:

“Se quebró la palabra / y el pensamiento quedó roto / entre la injusticia y la impotencia / de un mundo intolerante…”.

O estos otros, reivindicando en este caso la libertad:

“La libertad no se compra. / La libertad es la vida misma. / Sin ella, no vives y quedas de rodillas”.

El siguiente poema, reivindicativo también, merece ser leído con atención por su rotundidad en la denuncia. Escribo sólo unas estrofas del mismo, ya que el poema es largo.

“Aquí estoy en silencio / Con el silencio, aquí estoy / mudo sin palabras sin ruidos, / callado ante tanta infamia / dolido ante tanto sufrimiento / llorando ante tanta pobreza. / Aquí estoy en silencio aquí, / la soledad me calma / y siento la impotencia / ante el llanto de un niño / en medio de una guerra.”

El poeta también nos abre su alma y sus pensamientos en versos intimistas y reflexivos, tales como:

“¿Qué será lo que queda / de nuestro paso en este mundo? / una foto, una canción o un poema…”.

Da que pensar, ¿verdad? No me resisto a resaltar este otro en el cual el poeta se debate entre dudas buscando su yo:

“Atrapado dentro de mi piel / Busco encontrarme conmigo / en una laguna de maleza, / busco mis pensamientos / saber quién soy ahora, / no hay respuesta, / marcho huyendo / gritos que me llegan / atrapados dentro / de mi piel y sentimientos. / ¿Quién soy? / ¿De dónde vengo? / ¿A dónde voy? / que encuentre una pizca / de razón y de aliento”.

Pero Yoossett también canta al amor, al eterno amor, que no tiene edad, colores, razas o creencias, sólo sentimientos. Y así le canta a su amada en un bellísimo poema, un día que quizá, al estar lejos de ella, se sintió infeliz:

“Me olvidé de vivir / Un día me olvidé de vivir / dejé a un lado el sentimiento / los latidos sin ritmo, / perdí la razón de lo hermoso / rompí el llanto en tristezas / terminé en un rincón sin gozo. / Un día me olvidé de vivir / y con ello se apagó la sonrisa / se secaron las lágrimas / y me escondí en la desdicha. / Un día me olvidé de vivir / pensé que todo terminó / la vida llegó a su fin, / el olor de las flores / hacía daño al sentir. / Un día me olvidé de vivir / ya no recuerdo esos días / que el cielo se puso gris, / los colores eran distintos / para mis ojos y volví a latir / ahora… estás tú aquí”.

Creo, sinceramente, que es lo más hermoso que se le puede escribir a un ser amado.
Y finalizo estas pinceladas, por supuesto, el poemario merece un estudio más profundo, con unos versos alegres y optimistas en los que el poeta nos invita a soñar – “no dejes de soñar / no dejes de tener sueños…”- y nos dice que también la vida puede depararnos momentos bellos y felices contemplando un atardecer, oliendo el perfume de una flor, compartiendo nuestro amor con el ser que amamos o, y esto lo añado yo, leyendo los poemas que contiene este poemario, “Se quebró la Palabra”, que, sinceramente y sin querer caer en el tópico, recomiendo.
Yoossett, tus palabras no se han quebrado, ni tus versos tampoco. Son como agudas y bellas saetas dirigidas al corazón de quien en esos momentos los esté leyendo.

Enhorabuena, poeta.

CARMEN CARRASCO
Valencia, verano 2014.



Compra mi libro Palabra Quebrada
Lugares de envío

Palabra Quebrada
José Romero Muñoz
Poesía en castellano
ISBN 978-84-942642-8-3
68 páginas


*Seleccione el lugar de destino del envío y compre.
A=España (Península y Baleares)
B=España (Canarias, Ceuta, Melilla y Andorra)
C=Países de la Unión Europea
D=Países europeos No de la Unión Europea
E=Resto de países del mundo

BIOGRAFÍA

Natural de Huelva, 54 años afincado en Valencia desde el 2006.
Estudió arte Dramático, Marketing y Publicidad.
Empezó con diez años a escribir sus primeros poemas y con doce años su primer y único cuento.
Durante más de veinte años trabajó en los medios de comunicación de Huelva, Radio, Prensa y Televisión local, en estos como director de Marketing y equipos de venta. Desde que llegó a Valencia hasta el 2012 trabajó como actor en diferentes obras de teatro, dirigió grupos, y fue profesor en colegios.
La poesía le lleva a encontrarse consigo mismo, haciendo que broten de su ser grandes pasiones y a la vez sufrimientos y soledades. Sus versos hacen una reflexión constante sobre la vida y las injusticias de una sociedad agotada por el individualismo.
En el 2009 empezó a reunirse con poetas y escritores en Valencia, pertenece a grupos literarios, y asiste a encuentros nacionales e internacionales de poesía, colabora en una revista literaria digital, Umbral, que es gratuita a nivel mundial, algunos de sus poemas están en diferentes antologías.
En marzo de 2013 sacó su primer poemario Llantos y Alegrías del Corazón.

PALABRA QUEBRADA

Se quebró la palabra
y el pensamiento quedó roto,
entre la injusticia e impotencia
de un mundo intolerante,
gastado y agotado de humanidad